¿Por qué el CBD no me hace efecto?

Os pondré en antecedentes, yo soy la típica persona que huye de los medicamentos, no tomo ni ibuprofeno a menos que lo necesite urgentemente. Por eso, cuando me hablaron del CBD (abreviatura de cannabidiol) y tuve la oportunidad de probarlo, comencé tímidamente y sin demasiada expectativa. En mi caso buscaba uno de los beneficios más conocidos del CBD, la reducción de la ansiedad, calmando mi mente nerviosa por naturaleza. Tengo desde hace años una distonía focal en la mano, que consiste en espasmos musculares cuando escribo. Este síndrome está muy relacionado con las emociones, cuando estoy bajo mucha presión, estresada o cansada simplemente, empeora. Esto con dos niños pequeños y casi cualquier trabajo a jornada completa, es la receta perfecta para ni pensar en escribir. Mi camino empezó con pruebas muy sutiles sin ninguna expectativa, pero después de la primera semana no me pareció que estuviera funcionando. Ahora tras varios meses puedo decir que mi distonía ha mejorado notablemente, al menos se puede leer lo que escribo porque mis pensamientos ansiosos se han aplacado. Para todos aquellos que se estén planteando empezar o que hayan empezado estas son algunas recomendaciones:

Ajusta tus expectativas: a diferencia del otro compuesto químico principal de la planta de cannabis, el THC, el CBD no tiene propiedades psicoactivas. Esto significa que, independientemente de la cantidad que tomes, no vas a sentirte colocado. Los efectos del CBD son bastante sutiles. Puedes notar una ligera reducción de la ansiedad después de tomar CBD, una mejora del sueño o menos dolores y molestias. Pero si buscas un efecto milagroso, puede que el CBD te decepcione o que pienses que el producto no está funcionando correctamente. Ten también en cuenta que nuestros cuerpos son todos diferentes, y por tanto tú reaccionarás de forma diferente al CBD que tu marido o tu vecino. 

Evalúa tu dosis de CBD: empieza con una dosis baja de CBD, pero si no sientes los efectos que esperas, puedes aumentar tu dosis lentamente y con el tiempo. 

Siempre usa un CBD de origen confiable: No todos los productos de CBD son iguales, y como consumidor debes saber diferenciar los tipos de CBD disponibles en el mercado y verificar que el fabricante sea de confianza. Lee siempre las etiquetas para obtener toda la información sobre la pureza y la concentración. En Phexia sometemos todos nuestros productos a pruebas de laboratorio de terceros para que sepas exactamente lo que estás comprando.

Se paciente: tómate el tiempo necesario para ajustar tu dosis y sé paciente con los resultados. Merece la pena invertir tiempo en encontrar el punto óptimo para tu cuerpo y tus necesidades. El CBD puede no ser para todo el mundo, así que si no te gusta cómo te sientes, no te obligues a seguir probando.

Te recomendamos