Beneficios del CBD para el Parkinson

Las investigaciones demuestran que existe una relación entre la prevención de la enfermedad de Parkinson y el uso del CBD gracias a las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que tiene este poderoso activo, aún desconocido en gran medida. En las etapas más tempranas de la enfermedad de Parkinson, el CBD puede ayudar a minimizar algunos de sus síntomas; y también puede influir en el curso que toma la enfermedad a medida que avanza. Te lo contamos en detalle a continuación.

Qué es la enfermedad de Parkinson 

La enfermedad de Parkinson aparece por la degeneración de las neuronas, las células del sistema nervioso, por lo que pertenece a las enfermedades neurodegenerativas. Esta degeneración conduce a un déficit de dopamina que influye en la capacidad de movimiento del paciente, que presenta bradicinesia (lentitud de movimientos), rigidez muscular y temblor de reposo. 

Tratamiento de la enfermedad de Parkinson

El tratamiento más efectivo a día de hoy es la sustitución de dicho déficit de dopamina mediante la administración oral de un precursor de la misma: la levodopa (L-DOPA). 

La enfermedad se agrava porque, así como al principio la respuesta a este tratamiento suele ser muy buena, a la larga el tratamiento genera movimientos anormales que se denominan disquinesias. El problema es que estas disquinesias pueden llegar a ser más invalidantes que los propios síntomas de la enfermedad. 

El papel que juega el CBD en la enfermedad de Parkinson 

Se han investigado diferentes maneras de retrasar la aparición o de limitar dichas disquinesias, y una muy prometedora puede ser precisamente la de la neuromodulación, donde el sistema endocannabinoide (ECS) jugaría un importante papel, ya que participa en la neurorregulación fisiológica de los ganglios, ayudando a controlar el movimiento.  

El cannabidiol o CBD tiene un papel compensador indiscutible sobre los cannabinoides endógenos y actúa como neuromodulador y neuroprotector en algunos modelos experimentales de Parkinson.

El CBD activa varios tipos de receptores, lo que desencadena toda una gran variedad de efectos en el Sistema Nervioso Central (SNC). 

Las acciones del CBD se podrían dividir entre las que se llevan a cabo a través del sistema cannabinoide endógeno y los que actúan de forma independiente a este.

Por todo ello, el tratamiento con CBD puede jugar un papel neuroprotector y neuromodulador en las fases iniciales de la enfermedad.

Prevención y causas de la enfermedad de Parkinson

El Parkinson parece desencadenarse por factores desconocidos vinculados al envejecimiento y al entorno. Pero lo que está indudablemente claro es que tanto el estrés oxidativo como la inflamación del tejido nervioso juegan un papel evidente, ya que las neuronas son extremadamente sensibles a ambas situaciones, hasta el punto de llegar hasta su completa destrucción.

Por lo tanto, la protección frente a la oxidación e inflamación es probablemente una de las vías más efectivas para la neuroprotección en el Parkinson

Además las células  gliales o neuroglias (células auxiliares del tejido nervioso que complementan a las células somáticas, principales responsables de la función nerviosa) participan como elementos esenciales en el desarrollo de la enfermedad.

Por todo ello, la posibilidad de modular estos procesos es una vía nueva y muy prometedora para tratar el Parkinson.

Estudios clínicos de CBD y Parkinson y principales hallazgos

Los cannabinoides rescatan a las células lesionadas gracias a sus propiedades antiinflamatorias, generando neuroprotección frente a la enfermedad.

Como el CBD regula receptores CB1 y CB2 en las células gliales, puede actuar como neuroprotector y podría ser efectivo en el tratamiento de las disquinesias en pacientes con enfermedad de Parkinson.

Un hallazgo importante contribuyó a proponer el CBD como un componente que actúa en la diana terapéutica en pacientes con enfermedad de Parkinson en estadios iniciales: el grado de  actividad fisiológica de los núcleos de la base del cerebro involucrados en la enfermedad de Parkinson mostraron mejor funcionalismo en presencia de valores más altos de CBD.

En este estudio se pudo observar además una reducción de la ansiedad y la psicosis asociadas a la enfermedad de Parkinson.

Los mismos autores desarrollaron también un estudio sobre el efecto del CBD en problemas del sueño REM asociados al Parkinson, en el cual se observaban también mejorías evidentes.

 

La investigación sobre las propiedades del CBD no ha hecho más que comenzar. 

En los próximos años asistiremos a evidencias clínicas de sus numerosos beneficios, tanto de los ya comprobados (reducir la ansiedad, mejorar el sueño, aumentar la concentración, disminuir el dolor…) como también de aquellos sobre los que apenas se ha comenzado a explorar su potencial, por ejemplo la mejora de la fertilidad, el tratamiento de enfermedades como artritis y artrosis o la hipertensión, así como la prevención de la radiodermitis en pacientes con cáncer sometidos a radioterapia.

En el blog de Phexia te seguiremos manteniendo al día de las mayores novedades en la investigación con CBD, ¡no dejes de leernos aquí y en nuestras redes sociales!

Te recomendamos